¿Dónde estaba? Mujer y sus hijas aparecen. Expareja no tenía relación con desaparición

Carabineros informó durante la madrugada de este sábado que Bárbara Correa Rivas, joven madre de 23 años sobre quien se había presentado una denuncia como víctima de un presunto secuestro junto a sus dos hijas en la región de Los Ríos, apareció sana y salva. En un principio, el principal sospechoso, según uniformados, era su expareja, quien presentaba medidas cautelares de prohibición de acercamiento. Sin embargo, la joven apareció voluntariamente en la comisaría.

Se supo en las redes sociales

En las redes sociales, durante la noche, comenzó a circular un video en que la joven afirmaba que “en ningún momento me han secuestrado, yo me fui por mi propia cuenta y estamos bien con mis niñas aquí”.

“Que no se siga viralizando, porque yo me a acercar a la comisaría para declarar que a mi no me han secuestrado. Yo me fui por mi propia cuenta”, añadió Bárbara.

A través de la cuenta de Twitter de Carabineros de Chile, se comunicó que “en la Subcomisaría de San José de la Mariquina se presentó la joven”, quien había sido denunciada por su madre como secuestrada en Paillaco.

 

Qué ocurrió en un principio

Para la tarde de este viernes, la Subcomisaría de Paillaco recibió un llamado donde se señalaba que Bárbara y sus hijas menores de edad fueron “subidas, en contra de la voluntad de la madre, a una camioneta que conducía la expareja de Bárbara”. Las autoridades suponían de un presunto secuestro.

Fiscalía dio orden de investigar a la Policía de Investigaciones (PDI) de Valdivia, junto al Laboratorio de Criminalística Regional de la PDI.

La madre de la joven secuestrada hizo un comunicado al respecto: “Hago un llamado a mis amigos y de ella. Viste pantalón verde cargo, polera y zapatillas blancas. Las niñas; la más grande con polerón colloky rosady y zapatillas rosadas. La más chica con pantalon tipo militar y poleron polar rosado, por si alguien las ve.

Violencia intrafamiliar

Robinson Correa, padre de la joven madre, también acusó del presunto secuestro a la expareja de su hija, con quien vivió diferentes episodios de violencia intrafamiliar.

Correa afirma que maltrataba a su hija y a las niñas, donde recalcó que desde un principio “convivieron y mi hija se embarazó de él. Pero este compadre como es malo, le sacaba las pastillas y se volvió a embarazar porque la violaba y mi hija ya no quería tener relaciones con el”.

“Yo las rescaté de la casa porque ella me llamó desde otro teléfono que la hermana del compadre la ayudó a conseguir”, contó el padre.

El padre de la joven madre relata que a las hijas las “maltrataba, las mojaba en agua helada, les pegaba”, siendo en consecuencia que el 6 de marzo, Correa las fue a recatar de donde vivían y la justicia implementó la medida cautelar.