Flexibilidad en el pago de aranceles y becas de internet son algunas de las facilidades que establecimientos de educación entregarán por crisis sanitaria

Alrededor de más de 5,7 millones de estudiantes de todas las edades y niveles han dejado sus establecimientos educacionales para entrar en cuarentena por el COVID-19. Todo esto ha llevado a universidades y colegios a adoptar nuevas medidas para no perder clases y seguir avanzando con el año académico. 

La universidades han adoptado la modalidad de clases online, siguiendo con normalidad la planificación anual  que se tenía para el alumnado. De esta misma manera, los colegios han utilizado plataformas web para subir su material educativo y así mantener la educación desde la casa. 

Sin embargo, una de las preocupaciones en el caso de la educación superior, es el pago de arancel o mensualidad de las respectivas carreras, es por esto, que las diferentes casas de estudio han desarrollado flexibilidad en su pago.

En el caso de la U.de Chile, los estudiantes deberán presentar un pagaré anual luego de que pase la emergencia sanitaria, contando 15 días hábiles. Mientras que la U.Católica prestara facilidades a aquellos estudiantes que solo lo necesiten y deberán rellenar un formulario para conseguirlo. 

Por otro lado estas Universidades han sido las pioneras en generar becas de Internet para sus alumnos y es que el nuevo formato de clases online ha dejado afuera a una decena de sus estudiantes. Es por esto que  la U. de Chile compró más de 2 mil chips con planes ilimitados para poder navegar y poder participar de las conferencias. Mientras que la U.Católica generó becas para costear planes de Internet de sus alumnos y ha comprado más de 300 notebooks para los estudiantes que no cuenten con uno.